Liga Tucumana: Los matices de la final

Liga Tucumana: Los matices de la final

19 noviembre, 2018 0 By exequielllanos

La final dejó varios matices. Luego de mucho tiempo, no se jugó en Atlético o San Martín; no hubo expulsados, pocas o ninguna polémica y cero incidentes.

-El saludo del subcampeón: En medio del festejo monterizo, la vuelta olímpica pasó por frente de la parcialidad Villera que tuvo el gran gesto de aplaudir al campeón con caballerosidad. Un gesto a imitar.

-Un operativo exitoso: 120 efectivos policiales hicieron que un partido a dos hinchadas, considerado de alto riesgo, no tenga mayores sobresaltos. La concentración y desconcentración dejaron resultados positivos para la organización y fuerzas de seguridad.

-Directivos y autoridades dijeron presente: La platea alta del club Central Norte estuvo llena de figuras de nuestro fútbol. Todos presenciaron y vibraron con la final. En el entretiempo disfrutaron de un ágape organizado por la Liga Tucumana.

-Cero incidentes: Tanto en la previa como en el final, se montaron operativos para que no se produzcan incidentes. Finalmente fue exitoso.

-En vivo para Tucumán y el mundo: Por primera vez en la historia, se pudo ver un partido final en tv abierta. Se transmitió por Canal 10 para la provincia y por diferentes medios web para todo el mundo.

-Guerreros de mil batallas: Carlos Álvarez, Daniel López, Darío Romero y Nestor Campos festejaron por segunda vez un título liguista. En el caso de los tres primeros, fueron pilares del campeón 2015 y condujeron con experiencia a este nuevo título. Campos, aquella vez juvenil, fue el muro de la defensa del Tigre para este título y uno de los puntos más altos de la campaña.

-Prueba superada: Es la primera vez, luego de 10 años, que la final de la liga no se disputa en Atlético o San Martín, los dos estadios más convocantes de Tucumán y con mayor garantías. Por eso, era un desafío para la organización.

-El campo de juego: tal vez fue uno de los únicos puntos negros en una gran final. Las lluvias de la madrugada no lo dejaron en óptimas condiciones y los equipos, en su juego, sintieron esto. Sin embargo, se vio un juego leal y un partido con pocas amarillas.

-Arbitraje a la altura: Amén de algunos cuestionamientos tras su designación, Mauricio Martín condujo el partido de la mejor manera. No erró en los fallos y terminó siendo un espectador más en un partido entre dos equipos que se aprestaron a jugar. Sin polémicas, la conducción de la terna fue exitosa.