Nahuel Duarte: “Para mí, Dios es mi viejo”

Nahuel Duarte: “Para mí, Dios es mi viejo”

8 mayo, 2021 0 By exequielllanos

Nahuel Duarte Aguirre es el nombre sobresaliente en la lista de convocados por Omar de Felippe para el partido frente a Defensa y Justicia. Ilusionado por tener minutos en cancha, el hijo de Rubén Duarte vive feliz esta primera convocatoria.

El futuro llegó y la oportunidad para Nahuel Duarte también. El pibe, categoría 2001 y defensor central, esta viviendo sus horas más felices luego de ser de la consideración de Omar de Felippe para formar parte de los concentrados para el partido frente al halcón de Varela.

“Está oportunidad llega en el momento que más lo necesitaba. No quería volver a Córdoba, cuando supe que había pruebas en Atlético me presenté y quedé. Hace tres meses estoy en el club y me siento muy bien” dice Nahuel que jugó en Belgrano y desde que tuvo el ok del decano, integró el plantel de cuarta división y la reserva liguista.

Comenzó desde pequeño persiguiendo su sueño de ser futbolista al lado de su papá, hombre que pisó canchas del futbol tucumano logrando títulos y campañas sobresalientes.

En el 2013, ingresó al CEF 18 dónde, cuenta, los viajes y jugar torneos en el exterior lo ayudaron a crecer y a forjar su deseo de vivir del deporte.

Sobre su primera convocatoria, cuenta que está tranquilo y predispuesto a disfrutar. Confiesa que, si bien intuía que en algún momento iba a recibir el llamado del DT, cuando los profes le dieron la buena noticia no podia creerlo.

“Me preparé toda mi vida para este momento y quiero disfrutarlo. Si me toca entrar, haré lo que sé y me enseñaron a lo largo del camino, siempre con seriedad y tranquilidad” dice Nahuel que formó amistad desde que llegó al club con Nico Romero, Kevin Issa Luna y Kevin Nickler “Son con los que más charlo, me aconsejan mucho. También los profes y coordinadores del club, que son muy buenos conmigo. Augusto Lotti fue el primero que me dijo podía estar en la lista del plantel profesional, soy muy agradecido de sus palabras”.

También está su familia. Ese pilar fundamental que estuvo en los momentos buenos y los no tan buenos. Para Nahuel ellos son su sostén y los que lo motivan a ir por más. “Todo se lo debo a ellos, mis viejos y mis hermanos son los que me acompañaron en cada paso que di, quienes me sostienen y me motivan”. Y, con mucho orgullo, habla de su papá: ” Él es la pieza más influyente de mi vida, el que me enseñó a amar este deporte. Siempre trato de escucharlo y hacerle caso, es mi primer crítico.

Para mí, Dios es mi viejo. Me tocó de cerca vivir lo que hizo en Amalia, es un gran profesional y una excelente persona” dice sobre Rubén Duarte, DT que supo llevar a los destinos del Amalia campeón del TDI 2013 y además dirigió en Tucumán Central y Bella Vista.

Sobre el futuro, desea seguir por el mismo camino y cosechar logros. Y aconseja a los pibes que, cómo él, sueñan con vivir del fútbol: “Nunca bajen los brazos, siempre vayan por más. Tarde o temprano al que pone todo su esfuerzo le llega la oportunidad, y cuando llegue tienen que estar preparados”.

Sobre sus objetivos y planes a corto plazo, cuenta:” Tengo una deuda conmigo mismo y es la de terminar el secundario. Si Dios quiere, antes de fin de año pienso en hacerlo. En lo futbolístico, esperar el momento del debut en Primera y seguir creciendo”.

Por último, exclama: “Ojalá haya muchos chicos más integrando el plantel profesional en Atlético. La Liga Tucumana es una gran vidriera para el jugador y ojalá haya más Osores, Risso Patrón y sea un equipo con muchos jugadores tucumanos”.

Por Florencia García Rojas